Todo en esta vida tiene unas pautas a seguir. Incluso algo tan personal como el arte o el diseño se rigen por unos principios que debemos conocer y respetar. Por supuesto hay muchos más de 10, pero como la vida del Shurgráfico es atareada lo hemos resumido todo en estas pocas líneas que han de ser tus "diez mandamientos":

  1. Convencionalidad: El diseñador ha de trabajar en un entorno de líneas y colores aceptados por la mayoría. Al contrario que un pintor, no podemos crear un nuevo lenguaje de símbolos, ya que un lenguaje nuevo, no se entiende. Demos de tener en mente que diseñamos para transmitir al gran público.
  2. Ocurrencia: Si antes hablábamos de ceñirnos a unos estándares, ahora nos referimos a la forma de llevar a cabo el trabajo. Podemos ser completamente originales, hay infinidad de maneras de representar lo mismo sin salirnos de lo convencional. El resultado final depende de nosotros.
  3. Eficacia: Es la definición del Diseño Gráfico por excelencia. Transmitir lo más posible con lo menos posible. Menos es más, recuerdalo.
  4. Identidad: Somos algo más que una firma en una esquina del trabajo. Igual que se reconoce un Picasso, debemos de tener nuestro propio estilo que nos identifique más haya de nuestra firma. Debemos hacer que nuestro trabajo sea nuestro.
  5. Respeto: No debemos de olvidar que no diseñamos para nosotros, sino para el espectador, debemos respetar su lenguaje, adaptarnos a él, hay que conseguir que nos entienda.
  6. Pertinencia: Igual que no usamos un tono de risa en un entierro, no podemos usar una tipografía infantil en el próximo cartel de Apple. Hay que saber adaptarse a cada trabajo y cada momento.
  7. Densidad: No hablamos de lleno o vacío, sino de denso. Todo debe tener un sentido. Si un elemento se puede eliminar si cambiar nada, es que sobra. Debemos saturar (llenar de sentido) cada elemento de nuestro trabajo.
  8.  Ahorro: No de tinta no, sino de elementos. Como acabamos de comentar, esto no es una iglesia barroca. Necesitamos centrar la atención del espectador. No se deben sobrecargar nuestros diseños.
  9. Transparencia: Debemos evitar dobles sentidos que puedan alterar el mensaje original. Recordamos que estamos para transmitir, no para hacer dudar.
  10. Anónimato: Debemos tener claro que cuando diseñamos no es para nosotros. Nosotros somos el instrumento no el fin. Por tanto el trabajo debe ser ajeno al diseñador, neutro, un buen diseño expresa todo su sentido independientemente de quién lo haya diseñado.

Como veréis hay varias palabras que no paramos de repetir. Si debes quedarte con sólo dos ideas de todas las propuestas estas dos son las principales:
  • El diseñador se adapta.
  • Menos es más.

0 comentarios:

Publicar un comentario